Nueva política agraria común (PAC) de la Unión Europea

Los ministros de agricultura de los Estados miembros confirmaron el pasado lunes 28 de junio el acuerdo provisional alcanzado por el Parlamento Europeo.

La política agraria común de la Unión Europea supone cerca de un tercio del presupuesto total de la UE y tiene como principales objetivos: proporcionar alimentos asequibles y seguros a todos los ciudadanos europeos, garantizar un nivel de vida equitativo a los ganaderos y agricultores, y conservar los recursos naturales y el medio ambiente. La nueva PAC abarcará el periodo 2023-2027, aplicándose hasta 2023 el régimen transitorio acordado el año pasado.

El Parlamento Europeo alcanzó el pasado viernes 25 de junio un acuerdo provisional sobre los elementos clave de la PAC, que posteriormente fue confirmado en el Consejo de Agricultura y Pesca del pasado lunes por los ministros de Agricultura de la UE.

La nueva PAC hace mayor hincapié en la dimensión social y medioambiental del sector, con una orientación a los resultados que dará cierto margen a los Estados miembros para realizar las intervenciones necesarias en función de cada planificación estratégica y de las necesidades particulares. Los ministros de agricultura han señalado que se trata de la PAC más ambiciosa hasta la fecha, orientada a reforzar el sistema agroalimentario europeo, haciéndolo más sostenible y justo para todos.

El nuevo acuerdo incluye por primera vez una dimensión social. En este sentido, los agricultores y otros beneficiarios de pagos directos se expondrán a sanciones administrativas si las condiciones laborales de sus trabajadores difieren de lo establecido en la legislación pertinente.

El paquete de reformas de la PAC establece un conjunto de medidas para incentivar la adopción de prácticas más ecológicas alineadas con el Pacto Verde Europea, entre las que destacan:

  • Conservación de los suelos ricos en carbono, protegiendo humedales, turberas y elementos paisajísticos que protejan la biodiversidad;
  • Incentivos a agricultores y ganaderos para establecer prácticas beneficiosas para el clima y el medio ambiente;
  • Aumento del porcentaje de financiación destinado a intervenciones ecológicas.

Además, la nueva PAC incluye medidas para redistribuir los fondos en favor de las explotaciones pequeñas y medianas. Debido a ello, los Estados miembros deberán reasignar el 10% de los pagos directos en beneficio de estas explotaciones.

Tras el acuerdo del pasado lunes, se deberán desarrollar los trabajos en torno a los detalles técnicos restantes de la reforma, para poder ser formalmente aprobada en el Parlamento Europeo y adoptada por el Consejo. Los 27 Estados miembros tendrán hasta el 31 de diciembre de este año para remitir los borradores de sus respectivos planes estratégicos nacionales a la Comisión Europea para su aprobación.

1 155