La oleada de incendios más grave de la historia

La oleada de incendios más grave de la historia

Adrián Barbón: «El incendio que se inicia en Tineo y cruza Valdés es el mayor de toda la historia de Asturias». «Por primera vez en la historia, va a haber ayudas de compensaciones económicas para quien haya perdido la casa o una cuadra».

El presidente del Principado asegura que la última oleada de incendios que ha sufrido Asturias ha sido «la más grave de la historia». Barbón se refiere a los que encienden la llama como «terroristas con mechero» y sostiene que «podría haber habido una tragedia».

  • Cuando empieza esta última oleada de incendios, usted habla de bandas de terroristas incendiarios. No dije bandas, hablé de terroristas y de organización y desde luego que la hay cuando un incendio se inicia por diez puntos diferentes como pasó en el Naranco. Y lo mismo pasó en el occidente. Estábamos en el Comité de Crisis y se veía perfectamente al fuego avanzar como avanza el fuego, con su cabeza en la dirección según marca el viento y, de repente, a su alrededor, se prenden cinco puntos diferentes para ampliar el foco del fuego. Y eso poniendo en peligro, por cierto, la seguridad de los que están trabajando extinguiendo el fuego. Eso denota que hay una organización, yo no he dicho que son los mismos en toda Asturias. ¿Qué son terroristas del mechero? Sí, es que no se me ocurre otro calificativo, son terroristas. Primero porque causan terror y segundo porque han puesto en riesgo vidas y pueblos, lo han hecho muy seriamente por primera vez. Si el fuego llega a entrar en Trevías podría haber habido una tragedia.
  • Sabemos que la mayoría de los fuegos son intencionados, ¿qué se puede contar de la investigación?  Que son intencionados todo el mundo lo reconoce, nadie lo duda ya. Y lamento que el PP tuvo una posición cambiante al respecto. Por cierto, voy a decir que me llamó para interesarse el presidente de Galicia, el de Castilla y León, el propio Feijoo me escribió un whatsapp, pero el candidato del PP en Asturias ni me llamó, ni me escribió. Llegaron a dudar de si tenían un carácter intencionado. Oiga, de verdad, 135 focos al mismo tiempo ¿alguien de verdad se cree que no son intencionados?
  • ¿Tiene la administración algún tipo de responsabilidad? ¿Han hecho autocrítica? Respecto a la autocrítica, claro que la hacemos y se ve desde el mismo momento el que decidimos que queremos modificar la ley de montes. Estamos en conversaciones con los bomberos para reforzar el equipo, queremos cambiar el sistema defensivo de los pueblos, es un reconocimiento de que queremos cambiar nuestra estrategia. Este es un fuego de cuarta generación, nunca habíamos tenido fuegos como estos, de estas dimensiones en Asturias. Su impacto es de 32.000 hectáreas y poniendo en peligro tantísimas vidas. Los planes viejos que teníamos ya no sirven, hay que actualizarlos. Por ejemplo, los cortafuegos ante rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora no son útiles. Los expertos nos recomiendan ampliar el alfoz de protección de los pueblos con terreno que no sea arbolado. Hay que tener en cuenta que pese a lo que mucha gente cree, la mayoría de los bosques en los montes son de propiedad privada y no pública. Han ardido algunos de los montes más cuidados. Habrá que intercalar tramos de bosque, franjas de pastos de en torno a diez hectáreas y tendrá que cambiar la forma de defendernos.

  • ¿Y entre esas medidas estará un cambio en los acotamientos? Estamos abiertos a que se analice con rigor el tema y lo vamos a hacer. Luego lo tienen que votar todos los grupos políticos pero antes yo quiero que haya un informe técnico que nos diga si eran útiles o no eran útiles. A día de hoy nadie me supo decir ni lo uno ni lo contrario. Es uno de tantos temas que hay que analizar, sin prejuzgar, simplemente que se nos pongan datos encima de la mesa. Todo esto lo viví en parte como viví la pandemia. En la pandemia lo primero era salvar vidas y proteger la salud pública y aquí era lo mismo: salvar pueblos y salvar vidas. Y a eso se dedicaron los bomberos cuando no podían hacer otra cosa. Los bomberos, los voluntarios, los ganaderos, los vecinos y toda la gente que colaboró. Y como hubo medidas económicas de reconstrucción en la pandemia, las habrá con los incendios también.

  • ¿Qué ayudas puede esperar la gente que vivió en primera persona los fuegos, qué puede esperar de la declaración de zona catastrófica? La zona catastrófica lleva su tramitación nacional, seguramente a finales de abril tengamos los datos necesarios de los diferentes ayuntamientos. Pero con independencia de esa declaración, nosotros ya hemos dicho que vamos a convocar ayudas para la reforestación, 5,5 millones de euros para particulares y 850.000 euros para públicos. Excluimos la parte del Principado porque nos la financia directamente al Gobierno de España. Por primera vez en la historia, va a haber ayudas de compensaciones económicas para quien haya perdido la casa, para quien haya perdido una cuadra. Por suerte no ha habido ninguna víctima mortal. No ha muerto nadie y se consiguió con esa estrategia defensiva y con la colaboración de muchos vecinos y muchos colectivos y de mucha gente a la que quiero agradecer y por supuesto el Gobierno de España a través de la UME. Vamos a compensar también por primera vez los daños de la madera. En tercer lugar, en los próximos tres años vamos a movilizar un total de 13,5 millones de euros para los ayuntamientos en un fondo para la prevención de incendios que ya venía previsto en los presupuestos del año 2023. Nosotros ya habíamos trabajando en que había que reforzar a los ayuntamientos en la prevención de incendios y van a disponer de ese dinero para obras de todo tipo. Nuestra recomendación será proteger a los pueblos, hay que garantizar que haya algún tipo de medio de extinción en cada pueblo, en el cuidado del entorno, en que haya una fosa de captación de agua cada X hectáreas por si los helicópteros necesitan cargar agua. Todo eso lo tenemos que trabajar pensando en que nos enfrentamos a un futuro completamente diferente. Esto marca un antes y un después.

  • ¿Qué son los fuegos de cuarta generación? Es un término técnico, para que la gente lo entienda, son fuegos de enormes dimensiones y que ponen en riesgo vidas humanas. El incendio que se inicia en Tineo y cruza Valdés es el mayor incendio de toda la historia de Asturias, es que ardió la tercera parte del territorio del concejo de Valdés.  Yo lo viví porque estuve sobre el terreno en cuanto pude. Hubo un momento en el que no me dejaban ir porque la autovía estaba cortada, es que la racha de viento cruzaba a tal velocidad que ni la autovía servía de cortafuego. Me acuerdo en Valdés, nos habían llevado a un lugar concreto en el que estaban  los ganaderos con sus cubas intentando que no llegara a rozar al pueblo, nos subieron arriba, pasamos el límite de seguridad y la velocidad del fuego era tal que cruzaba el monte en cuestión de minutos. En minutos casi estaba encima de nosotros. Vi sufrir mucho a la gente, a los ganaderos. Me impactó mucho en Canero ver a los ganaderos intentando salvar el cementerio, rodeado de las llamas. Y fue en ese momento cuando me llamó el rey. Y cuando estuve en el albergue, con gente desplazada de sus casas, llorando. Es fácil analizar las cosas desde un despacho, lo difícil es analizarlo allí y dar la cara, y escuchar también las críticas, claro que sí. Me podrán acusar de muchas cosas pero no de no dar la cara en el terreno. El comité de crisis era una cosa de locos porque además veías que se encendían 135 fuegos, contra el viento. Hay denuncias y grabaciones de gente prendiendo fuego. Por todo eso, que se dude de intencionalidad me indigna, eso es porque no han visto sufrir a la gente.

  • Uno de los factores que afecta en los incendios es el cambio climático. España ya afronta una sequía, Asturias todavía no, pero tendrá que prepararse para lo que puede venir. De hecho, nosotros el año pasado aprobamos el plan de abastecimiento con las llamadas autopistas del agua. Aunque hoy nos parece lejano hablar de sequía en Asturias, estamos hablando de algo muy grave que nos puede llegar. Tenemos que garantizar el abastecimiento de agua a toda la red, con obras previstas por unos mil millones de euros. Otra acción, que visitamos el otro día en el EDAR, sirve para reciclar el agua y que se use en la industria. Y eso nos permite ahorrar agua para beber. Claro que nos estamos preparando. La realidad del cambio climático, pese a los negacionistas, es que el tiempo no se corresponde con el tiempo habitual de Asturias. Y eso fue uno de los dramas de los incendios, las rachas de viento, pero también la bajísima humedad, la seca que había.

  • ¿Es también una oportunidad para Asturias presentarse como refugio climático? Mucha gente lo tiene claro, que la cornisa cantábrica, lo que es Asturias, Cantabria y una parte de Euskadi y Galicia, está situada en ese contexto como refugio climático. A mí me tocó conocer en Peñamellera Alta a toda una familia que vivía en Almería y se vinieron por esa razón. Hay nómadas digitales que vienen una temporada y luego se quedan por el tiempo, pero también por nuestro entorno natural, por la protección que hemos hecho del medio ambiente. Poco se recuerda que Luisa Carcedo impulsó los planes de protección ambiental para evitar que en nuestra costa se edificara de un modo muy determinado y por eso tenemos la costa mejor conservada de Europa, frente a otras comunidades en las que el ladrillo llega a pie de playa. Y aquí se evitó.

Fuente: www.lavozdeasturias.es

4/5 - (1 voto)
3 473