El Castaño como madera óptima para la carpintería

DURABILIDAD NATURAL:

Las características técnicas de durabilidad natural de la madera de castaño son apropiadas para su empleo a exterior sin necesidad de tratamiento de preservación (su elevado contenido en taninos ejerce una importante función protectora).

Según la norma UNE-EN 350-2 (“Durabilidad de la madera y de los materiales de la madera. Durabilidad natural de madera maciza; parte 2: Guía de la durabilidad natural y de la impregnabilidad de especies de madera seleccionadas por su importancia en Europa”), el castaño está considerada una madera durable frente a hongos (clasificación 2) y no impregnable.

Por otro lado, la CTBA (Centre Technique du Bois et de L’ameublement de Francia) señala al castaño como una especie indicada para la carpintería exterior sin necesidad de tratamiento de preservación una vez se haya eliminado la albura.

De hecho podemos considerar la existencia de hórreos asturianos de más de 400 años como prueba del excelente comportamiento de esta madera al exterior.

ESTABILIDAD:

La madera de castaño es una madera muy “estable o poco nerviosa” gracias a sus reducidos coeficientes de contracción volumétrica. Esta característica es muy importante cuando la madera va a estar sometida a importantes cambios de temperatura y humedad.

La absorción o pérdida de agua por parte de una madera debido a las variaciones ambientales da lugar a cambios dimensionales, hinchazón o merma. Esto ocurre en todas las maderas sin excepción, sin embargo los cambios dimensionales son mayores o menores en unas u otras maderas según los coeficientes de contracción volumétrica que tengan.

Cuando los coeficientes son reducidos se dice que la madera “mueve poco” y cuando éstos son significativos diremos que es una madera “nerviosa”.

1 1511